Blog

18

Aug

Deja volar todos tus sentidos...

Una nueva experiencia en el Paseo Marítimo de Palma. Un deleite para todos tus sentidos…

Colmarás tu olfato con platos cuyo olor evoca multitud de sensaciones: un recuerdo de un chiringuito en alguna playa de Málaga en el puesto de las frituras andaluzas; o puedes transportarte al mercado de Tsukiji de Tokio, la mayor lonja de pescados y productos marinos del mundo, en el puesto de shushi; o al mercado de Covent Garden londinense comiéndote unos huevos Benedict en Eggsquisitas.

Los sonidos de los mercados de toda la vida donde nuestros padres, abuelos, y ahora nosotros, vamos a comprar porque cada vez más valoramos la calidad del producto fresco, promueve un ambiente en el Mercat 1930 que regalará nuestro oído.

La decoración industrial, inspirada en los años 30, con la madera, el acero inoxidable y el baldosín mallorquín; unos platos cuidados hasta el último detalle provocarán que quieras comer hasta los huesos en Eat the bones, las conchas de las ostras, o la corteza de los quesos… Y es que también comerás con la vista.

El tacto, el encargado de la percepción de los estímulos que incluyen el contacto y la presión, lo verás henchido mientras coges y muerdes una hamburguesa de ternera gallega o de black Angus; o cualquiera de los bocadillos con Porchetta.

La boca se te hará agua, con 13 opciones para todo tipo de paladares, exquisitos, selectos… En definitiva, para amantes del buen comer. Y no tendrás que salir del recinto para tomar una copa, en la barra Premium, o una caña de diferentes cervezas del mundo en la Tap Station; o un vermut, la bebida de moda, en la Vermutería.

¿Los golosos os habéis sentido olvidados en este post? Pues no lo hagáis, porque lo último de toda comida, pero no por ello menos importante, es el postre. Y no uno cualquiera, a la altura del Mercat 1930: rollos de helados tailandeses, una interesante y llamativa forma de hacer un riquísimo postre.



Share